Reparación celular global, ¿es posible?

Reparación celular global, ¿es posible?

Pilar Lluch Pedragosa

Probablemente sea una de las cuestiones que más preocupan a miles de mujeres: ¿se puede combatir el envejecimiento cutáneo? ¿Puede la cosmética reducir la formación de arrugas y limitar el estrés oxidativo de las células? Gracias a ciertos descubrimientos atribuidos a la cosmetogenómica, esto se está convirtiendo en una realidad cada día más palpable.

¿Qué es la cosmetogenómica?

La cosmetogenómica, también conocida como la ciencia de los genes, es la aplicación de los conocimientos sobre nuestro genoma al desarrollo y creación de cosméticos. Al mismo tiempo, la cosmogenética estudia los efectos de los cosméticos tópicos (cremas, geles y fluidos) en el funcionamiento de nuestros genes. Uno de los descubrimientos de la cosmetogenómica guarda relación con el concepto de reparación celular global, ¿sabes de qué se trata?

¿Cómo funciona la reparación celular global?

La reparación celular global es un proceso mediante el cual las células de la epidermis recuperan su equilibrio osmótico, volviéndose capaces de utilizar la transmisión de señales entre células para actuar más allá de la membrana basal, en las capas de piel más profundas. Esta regeneración total de las células es posible gracias a la acción de sustancias osmoprotectoras (con capacidad para compensar la presión osmótica) como son la ectoína y la trehalosa.

Ectoína y trehalosa, dos osmoprotectores que evitan el envejecimiento de la piel 

La ectoína y la trehalosa son dos osmoprotectores presentes en la Naturaleza que tienen capacidad para mantener la vitalidad celular de algunos organismos expuestos a condiciones de fuerte estrés ambiental y osmótico, como es el caso de algas marinas o plantas desérticas. Estas sustancias favorecen el volumen y la presión celular ideal permitiendo que la piel se defienda de las agresiones externas (sequedad, sal, calor, radiación, heladas), las cuales constituyen los principales factores del envejecimiento cutáneo.

Como avanzábamos en líneas anteriores, gracias a la acción de la ectoína y la trehalosa, las células de la epidermis recuperan el equilibrio osmótico y son capaces de utilizar la comunicación celular para actuar más allá de la membrana basal. De esta forma, se devuelve el equilibrio ideal incluso a las células más profundas y se activa el proceso de reparación celular global.

LluchKare, una línea de productos que reparan las células de la piel 

Las hermanas y farmacéuticas Lluch, copropietarias de la Farmacia Lluch y amantes de la dermocosmética han creado LluchKare, una línea de productos dermocosméticos basados en el concepto de osmosis y enfocados en la reparación celular global. Se trata de una amplia gama de cosméticos con dos ingredientes osmoprotectores en su fórmula: la ectoína y la trehalosa.

Esta línea de cosméticos osmóticos contempla todas las necesidades para el cuidado de la piel y engloba una gran variedad de productos: gel limpiador osmótico, fluido osmótico,  crema facial osmótica,  crema de cuerpo osmótica y contorno de ojos osmótico. Estos productos antienvejecimiento poseen una importante acción antiarrugas y aportan a la piel las sustancias fundamentales para preservar la barrera epidérmica.

¿Quieres descubrir los efectos de estos revolucionarios productos en tu piel? Entonces, ¿a qué esperas para probarlos?

Pilar Lluch Pedragosa

Pilar Lluch es farmacéutica licenciada por la Univerdidad de Barcelona, copropietaria y titular de Farmacia Lluch de Badalona, con más de 25 años de experiencia.

La pasión por la Dermocosmética y la Dermofarmacia le ha llevado a cofundar LluchKare, una línea de Dermocosmética basada en el concepto de osmosis y enfocada a la Reparación Celular Global y el restablecimiento de las condiciones celulares de una piel joven.

Añadir un comentario

* Los comentarios deben aprobarse antes de mostrarse